Aunque durante su matrimonio, usted y el otro padre se han asentado en algún estilo de crianza de los hijos, las cosas pueden cambiar cuando hay un divorcio.

Cuando los padres se divorcian, ellos pueden experimentar cambios en su personalidad, ambiciones y perspectivas, todo lo cual puede resultar en cambios a su estilo de crianza de los hijos. Si esto suena como usted, su ex o los dos, puede ser útil entender cómo esto puede afectar sus arreglos legales.

Ya no trabajan en equipo

Cuando los padres se divorcian, ellos pueden terminar trabajando uno contra el otro en vez de uno con el otro. Esto puede ser especialmente cierto después de un divorcio contencioso.

En estas situaciones, no es posible contar con el otro padre para ayuda. De hecho, él o ella pueden sólo estar haciendo más problemas. Por lo tanto, sería prudente para los padres reforzar su red de apoyo individual y centrarse en lo que pueden hacer para ser el mejor padre que pueden ser. Cumplir estrictamente con el plan de custodia será crucial.

Cambios de estilo de vida

Después de un divorcio, un padre puede tener diferentes prioridades de gasto, una vida social más activa o nuevos pasatiempos. Estos cambios pueden afectar la disponibilidad de los padres y las perspectivas; podría cambiar la manera de que un padre muestra su amor a los hijos.

Mientras que el hijo este seguro y su bienestar emocional siga siendo la prioridad principal para los padres, cambios de estilo de vida podrían ser algo que todo el mundo sólo tendrá que ajustarse a. Puede tomar tiempo y presentar algunas incómodas transiciones, pero a menos que estos cambios comprometan los derechos del otro padre o los mejores intereses del hijo, por lo general no son causa de alarma.

Cambiar la relación entre padres e hijos

Como nota este artículo, el divorcio puede cambiar la forma de que un niño se siente sobre uno de los padres, que puede influir el estilo de crianza del hijo. Estos cambios pueden afectar que involucrado el padre se siente, que protector o indulgente un padre puede ser, o como un padre podría reaccionar en ciertas situaciones.

Tales ajustes al estilo de los padres en estas situaciones pueden ser temporales hasta que un niño se adapta a la nueva normalidad. Sin embargo, para padres buscando comprender a su hijo y si un estilo de crianza de los hijos debe cambiar o permanecer constante pueden hablar con un consejero o un terapeuta de orientación.