El verano está aquí. Los niños están mirando adelante a tres meses sin tareas y escuela felizmente. Los padres están planeando viajes para pasar tiempo con sus hijos.

Todo el mundo espera que el verano sea la temporada de baja tensión. Sin embargo, el verano no puede aliviar todo el estrés de los padres divorciados. Los detalles de un acuerdo de custodia pueden hacer vacaciones de verano difícil, pero aquí están unos consejos de vacaciones para ayudar a las familias navegar este verano.

1. Incluir un plan de vacaciones en el plan de custodia

Determinar cómo planear y organizar vacaciones en el plan de custodia puede ser muy útil. Por supuesto, no es posible planear todos los detales de vacaciones futuras. Sin embargo, el plan de custodia puede proporcionar una valiosa guía para ayudar a los padres. Por ejemplo, pueden establecer los padres:

  • Qué actividades sus hijos pueden participar en vacaciones
  • Si está bien que las vacaciones tomen a lugar durante el tiempo de custodia del otro padre
  • Cómo los padres vana acomodar los horarios si se superponen unas vacaciones durante el tiempo de custodia que tiene el otro padre

2. Haga planes en avance

Aunque los padres desarrollen una estrategia para futuras vacaciones en el plan de custodia, es todavía fundamental planear las vacaciones reales. Planear puede ayudar a los padres evitar programar conflictos y controversias con el otro padre.

3. Comunicación

Hay dos aspectos críticos de la comunicación de los padres que deben arreglar antes y durante las vacaciones:

  • Comunicación de padre a padre: Proporcione al otro padre con un itinerario de las vacaciones, incluyendo las fechas, actividades y reservas de hotel. También es crucial mantener al otro padre al tanto de cualquier cambio. ¿Hay un retraso del vuelo? Hágalo saber al otro padre. Aunque parezca tedioso, es generalmente mejor mantener al otro padre informado.
  • Comunicación entre padres e hijos: La mayoría de los niños hoy en día tienen teléfonos móviles. Y si lo tienen, son capaces de comunicarse con el otro padre fácilmente por su propia cuenta. Sin embargo, puede ser útil programar algún tiempo de inactividad para que el niño hable con su otro padre, especialmente si las vacaciones se superponen con el tiempo del otro padre.

Se supone que durante el verano y las vacaciones las personas pueden relajarse. Preparar con anticipación para las vacaciones familiares después del divorcio puede permitir a las familias hacer precisamente eso.