En nuestro último post, dimos algunos consejos para el divorcio de los padres y cómo pueden ayudar a sus hijos terminar el año escolar fuertemente. La desafortunada realidad es que muchos estudiantes sufren algunos problemas académicos en estas situaciones; entendiendo esto y ajustando comportamientos durante un divorcio puede permitir a los padres facilitar la transición de sus hijos.

Dicho esto, algunos niños corren mayor riesgo que otros niños de problemas académicos a raíz del divorcio de los padres.

Esperado vs divorcio inesperado

Un estudio reciente sugiere que los niños pueden sufrir mayor alteración académica cuando es inesperado el divorcio de sus padres. Cuando un divorcio es inesperado, puede bajar el nivel educativo de los niños.

Según informes, los niños cuyos padres se divorciaron, fueron 6 por ciento menos probables de graduarse de la secundaria y 15 por ciento menos probable de graduarse de la Universidad comparados a los hijos de padres no divorciados.

Había poco o ningún impacto en los niños con padres que tenían probabilidad alta de un divorcio.

Factores que afectan las expectativas

El estudio sugiere que varios factores pueden indicar si un divorcio es esperado o no. En términos generales, la investigación sugiere que los siguientes tipos de padres son menos propensos a divorciarse:

  • Ricos
  • Educados
  • Bien planificados matrimonios o unidades familiares

Por otro lado, un divorcio puede esperarse más entre los padres:

  • En matrimonios de alto conflicto
  • Luchando con la depresión (depresión materna especialmente)
  • Experimentando más desventajas socioeconómicas

En otras palabras, los niños de familias más estables pueden estar en mayor riesgo de una interrupción dentro y fuera de la escuela.

Puntos importantes para los padres

Si un divorcio se espera o no se espera, puede afectar a los niños en una infinidad de formas. Como tal, es crucial que los padres presten atención a las reacciones y respuestas de sus hijos tras un divorcio. Esto incluye el rendimiento académico, salud mental y comportamientos sociales.

Para ayudar a un niño a hacer frente a esta difícil transición, sería conveniente que los padres eviten innecesarias complicaciones legales, siempre tomen en cuenta el interés superior de sus hijos y mantengan líneas de comunicación con los niños abiertas y honestas. Aunque no es posible proteger a un niño de cada consecuencia de un divorcio, puede ser posible minimizar aquellos que pueden ser particularmente dolorosos y perjudiciales para su futuro.