Salir de una residencia preciada puede ser emocionalmente agotador. Mientras que puede parecer una tontería, es normal sufrir cuando cambias hogar. Estos son algunos consejos para sobrellevar el cambio.

1. Reflexione. Haga una fiesta con los amigos y familiares que pasaban mucho tiempo en su casa. Reúna a su familia y juntos hagan un ritual de adiós. Camina alrededor de la casa y comparta recuerdos que ha hecho en cada habitación. Anime a los niños a dibujar o escribir sobre sus momentos favoritos del hogar.

2. Grabe sus Recuerdos. Tome fotos o grabe video de toda la casa. Si no puedes llevarte un preciado mueble, tome una fotografía. A veces saber que documentó su casa es suficiente, pero también puede crear un álbum especial para revisar cuando te sientas nostálgico.

3. Elija un Recuerdo. Escoja un recuerdo especial que simboliza su casa. Tome un objeto que se siente importante, sea una roca o una planta que pueda ser arrancada y transportada a su nueva yarda.

4. Deja tu Huella. Crea una cápsula del tiempo con sus hijos y entiérrelo en el patio trasero. Escriba sus nombres y los años que ha vivido en la casa en algún lugar discreto. Los nuevos propietarios disfrutarán encontrar su mensaje en el futuro, siempre y cuando sea respetuosa y sutil. Es una divertida forma de decir adiós y las posibilidades son infinitas.

5. Bienvenida a los Nuevos Propietarios. Escribir una carta sincera puede ser terapéutico. Dile a los recién llegados que esperas disfruten vivir en la casa tanto como usted lo ha hecho. Incluso, puede ofrecer asesoría, por ejemplo dar consejos cómo funciona la chimenea peculiar. Sin embargo, no incluya muchas historias personales. Los nuevos dueños quieren tener un nuevo comienzo y hacer sus propios recuerdos.