Pasar por un divorcio durante las vacaciones es especialmente difícil y por una razón u otra, muchas personas establecen la meta de finalizar antes del año nuevo.

Sin embargo, si hay orden de manutención conyugal, finalizar este año podría ser especialmente importante.

Cambio de leyes

El tratamiento fiscal de la manutención conyugal cambiara el 1 de enero de 2019. Después de esto, los pagos de manutención ya no serán deducibles de impuestos. Sin este incentivo, las personas que se les ordene pagar manutención podrían ser más probables de buscar pagos de manutención más bajos. Esto podría impedir las negociaciones y trabajar contra las personas que podrán recibir el dinero.

De hecho, como observa un artículo , algunas personas que todavía están en negociaciones sobre manutención pueden anular una oferta si la otra parte no firma al final de este año.

Porque el tiempo corre, ambas partes en un divorcio tienen un fuerte incentivo para llegar a un acuerdo antes del final del año. Los contribuyentes quieren asegurarse de que pueden deducir los pagos y los receptores podrían tener miedo que alguna oferta después del año nuevo será mucho menor que la cifra actual.

Otras razones para finalizar antes del año nuevo

Si el apoyo conyugal no es un tema en su divorcio, todavía puede haber razones para resolver el proceso antes del año nuevo. Para algunos, refuerza el sentido de cierre. Para otros, puede hacer más fácil al llenar documentos fiscales futuros. Otro factor a considerar es que las personas tienden a tener más tiempo durante las vacaciones y antes del inicio de un nuevo año calendario. Esto puede hacer un poco más conveniente asistir a las sesiones de mediación o reunirse con un abogado.

Habiendo dicho eso, es crucial que la gente no apresure un divorcio para cumplir un plazo arbitrario o no oficial. El sentido de urgencia puede ser bastante potente, pero actuar sin comprender plenamente sus opciones legales o las ramificaciones de un acuerdo pueden ser mucho más costoso que tomar un poco más de tiempo a averiguar lo que está en su mejor intereses.