Si usted es un padre recientemente divorciado, la temporada de vacaciones puede ser difícil por varias razones. Puede estar luchando con el acuerdo de vacaciones de custodia del niño o experimentar tristeza o depresión. O usted puede estar tratando de equilibrar los deseos y expectativas de sus hijos con su nueva–y probablemente más estricta–capacidad financiera.

Intentando llegar a el equilibrio financiero es especialmente común para los padres divorciados y puede tomar algún tiempo para llevar a cabo. Mientras que el equilibrio financiero probablemente no pueda suceder el primer año después de un divorcio, hay algunos pasos que puede tomar en las próximas semanas para aliviar la tensión financiera que puede sentir esta temporada.

Establezca un presupuesto

Antes de hacer una promesa a sus hijos de Santa o hacer cualquier compra grande, pare y crea un presupuesto. Considere todos sus gastos, su anticipado ingreso y gastos al cierre del año que usted pueda tener. También piense en cualquier manutención de los hijos o apoyo conyugal que pueda pagar o recibir.

Una vez que tenga una imagen clara de sus finanzas, usted puede determinar lo que puede gastar este día de fiesta. Evite la tentación de gastar demasiado porque cree que esto va a satisfacer a sus hijos. Si lo hace, puede tener recompensas a corto plazo, pero también puede tener consecuencias negativas al largo plazo.

Ser creativo

Quizá durante el matrimonio, tomaron vacaciones familiares de lujo o no se limitaron en gastos para la compra de regalos. Tales lujos pueden no ser realistas tras el divorcio, así que es buena idea hacerse sabio o creativo.

Por ejemplo, en vez de ir a un lugar tropical para las vacaciones, considere un fin de semana en un parque de agua cercano. Y cuando se trata de comprar regalos, considere alternativas como compra de artículos suavemente usados o regalos hechos a mano. Siempre mantenga sus ojos abiertos para las ventas en rebaja. También, motivar a sus hijos a ser creativos en lugar de gastar mucho dinero, puede ser una buena manera que ellos empiecen a aprender algunas lecciones financieras importantes.

Centrarse en su familia

Comparar sus vacaciones con las vacaciones que tienen sus hijos con su ex es tentador, sobre todo durante el primer año del divorcio. Sin embargo, luche contra esta tentación y céntrese en hacer sus vacaciones con sus hijos significantes y alegres. Esto le ayudará a crear recuerdos felices y de larga duración esta temporada de fiestas.