En California, en casos de divorcio, la ley requiere que la propiedad conyugal se divida igualmente. Mientras que dividir todo a la mitad puede parecer bastante fácil, el proceso puede ser bastante complicado y contencioso.

Como tal, puede ser valioso prepararse para negociar, particularmente cuando está participando en mediación en el divorcio y trabajando hacia un acuerdo con la otra parte. En estas circunstancias, puede ayudar a desarrollar algunas tácticas de negociación efectiva. 

Consejo #1: Saber sus derechos y saber lo que quiere

En cualquier negociación, es importante saber lo que usted tiene el derecho sobre y saber lo que quiere. Dejar este tipo de decisiones para la otra persona normalmente resultará en que usted reciba menos de lo que es su parte justa. Como tal, debe identificar los bienes específicos que desea antes de que las negociaciones comiencen. También debe familiarizarse con las leyes estatales de división de propiedad para saber lo que se considera propiedad conyugal y por lo tanto, lo que es elegible para la división.

Consejo #2: Mantener la calma y escuchar

Negociación no es solo lo que dices. También es cómo actúas y respondes a la otra parte. Si deja que sus emociones ganen y dominen la negociación, no obtendrá los resultados que usted desea. En cambio, es importante mantener la calma y escuchar a la otra persona. Esto le permite pensar con claridad, considerar información nueva y responder cuidadosamente. También puede transmitir una sensación de confianza que puede ser muy valiosa durante las negociaciones.

Consejo #3: Ser flexible donde se puede

Negociación es dar y recibir. Esperar conseguir todo lo que deseas es una expectativa poco realista, y quedar firme en peticiones imposibles puede causar que el proceso de negociación llegue a un alto. En cambio, piense en donde usted puede ser flexible y lo que usted puede renunciar a cambio de lo que usted quiere. Si hay peticiones que no desea negociar, entonces prepararse para posibles litigios.

También es útil saber que mientras usted y su pronto-a-ser ex pueden estar haciendo muchas de las negociaciones ustedes mismos, usted puede tener la orientación y el apoyo de un abogado para ayudarle a determinar lo que es un arreglo justo en un acuerdo de divorcio.