Darse cuenta de que el matrimonio se ha quebrado irremediablemente puede dejar a las personas llenas de emociones, como tristeza e ira. Y decidir poner fin al matrimonio y buscar el divorcio no es más fácil.

Todo esto puede llegar a ser aún más estresante para una persona si su cónyuge no quiere el divorcio. Pero muchas personas podrían preguntarse: ¿es todavía posible solicitar el divorcio si un cónyuge no está de acuerdo?

Nadie puede impedirle solicitar el divorcio

Hay algunos requisitos que las personas deben cumplir para obtener un divorcio en California, incluyendo:

  1. La persona o su cónyuge debe haber vivido en California durante al menos seis meses inmediatamente antes de archivar la Petición; y
  2. La persona o su cónyuge debe haber vivido en el condado en el que planean presentar su divorcio durante al menos tres meses inmediatamente antes de archivar la Petición.

Sin embargo, estos requisitos de residencia son los únicos criterios para cumplir. No es necesario que ambos cónyuges acepten el divorcio.

Así que, esencialmente, el cónyuge de alguien no puede impedir que persigan un divorcio.

¿Qué debe hacer si su cónyuge no quiere el divorcio?

A pesar de que el cónyuge de alguien no puede impedir el divorcio, seguir adelante con un divorcio en esta situación puede ser complicado. Y tomar un divorcio a la corte puede llevar mucho tiempo y ser extremadamente estresante para la familia.

Por lo tanto, aquí están algunos pasos que las personas pueden tomar si su cónyuge no está de acuerdo con la decisión de divorciarse:

  • Permítales tiempo para procesar: Cuando los cónyuges no están de acuerdo en divorciarse de inmediato, por lo general es porque están asustados o desprevenidos. Dales tiempo para procesarlo.
  • Hablen del divorcio: Es fundamental que los cónyuges tengan una conversación honesta y sin prejuicios sobre su matrimonio y el divorcio, si un cónyuge no está de acuerdo en divorciarse. Esta conversación generalmente tendrá dos pasos. Las personas que buscan un divorcio deben:
  1. Escuchar genuinamente las razones por las que su cónyuge no quiere un divorcio; y
  2. Explicar claramente las razones por las que quieren un divorcio.
  • Proponer una separación de prueba: Vivir por separado puede dar a ambos cónyuges tiempo para pensar en sus perspectivas, así como experimentar cómo sería una separación o divorcio.

Tomar estas medidas puede ayudar a los cónyuges que no están de acuerdo sobre el divorcio a seguir adelante, y tal vez incluso mantener su divorcio fuera de la corte.