En California hay varios pasos necesarios que debe completar para que el divorcio sea finalizado. Sin embargo, hay más de una manera de llegar al documento finalizado, conocido como el fallo. A continuación encontrará información sobre los métodos de divorcio y algunos de los pros y las contras de cada uno.

Formas de completar su divorcio:

  1. Auto-representación: Usted y su cónyuge pueden sentarse en la mesa de la cocina y hacer decisiones sobre la división de su propiedad, las deudas y el tiempo de custodia. A continuación, completaría su propio papeleo y lo presentaría ante la corte.

Pro: Esto puede ser menos costoso si completas todo correctamente.

Contra: Se espera que usted conozca y entienda toda la ley que afecta a su caso, independientemente de si tiene o no capacitación legal. Existe un riesgo significativo de que usted pueda cometer un error crucial en el camino.

  1. Mediación: Usted y su cónyuge trabajan con un tercero neutral (generalmente un abogado) que le ayuda a llegar a una resolución mutuamente acordada.

Pro: Esto sigue siendo relativamente bajo en costo en comparación con otras opciones. También evitas ir a la corte.

Contra: Es posible que prefiera que su propio abogado le dé consejos sobre su situación. El mediador puede explicar la ley, pero no le aconsejará sobre lo que debe hacer.

  1. Divorcio colaborativo: Un equipo compuesto por dos abogados, dos entrenadores de divorcio, un especialista financiero neutral y potencialmente otros especialistas le ayudan a trabajar a través de su divorcio en una serie de reuniones.

Pro: Usted tiene el beneficio de su propio abogado y terapeuta para darle consejos y ayudarle en las reuniones. El especialista financiero neutral es una gran ventaja para tener discusiones abiertas sobre las finanzas.

 

Contra: El equipo no puede obligar a su cónyuge a continuar en el proceso si se niega a cooperar. Además, si por alguna razón usted y su cónyuge deciden recurrir al sistema judicial, tendrá que empezar de nuevo con nuevos abogados.

  1. Litigio: Lo que usted podría pensar como un “divorcio tradicional”. El litigio involucra a cada parte contratando a su propio abogado para que los represente. Los abogados entonces presentarán mociones e irán a juicio o, más comúnmente, lo ayudarán a llegar a un acuerdo fuera de la corte.

Pro: La Corte puede ser una herramienta persuasiva para forzar la mano de un cónyuge que no coopera. A algunas personas les gusta tener “su día en la corte” independientemente del resultado. Un juez puede tomar la decisión final.

 

Contra: La litigación puede ser muy costosa, en general es el medio de divorcio más caro. Los litigios también pueden causar que cada parte este tratando de evitar que el otro vea lo que realmente está pasando. Un juez puede tomar una decisión final con la que usted no está satisfecho.

¿Qué método es el adecuado para usted? Sólo usted y su cónyuge pueden decidir. Ningún método funciona para todas las familias. Asegúrese de considerar cada método cuidadosamente antes de tomar su decisión y presentar su petición.