El divorcio colaborativo es un método de divorcio único que se enfoca en evitar litigios y crear el mejor resultado posible para ambas partes. En este metodo, las parejas a menudo trabajan con un equipo de expertos además de sus respectivos abogados, incluyendo especialistas de salud mental, asesores financieros y especialistas infantiles.

Según the Sacramento Bee, los californianos han comenzado a aceptar el concepto. Además de evitar la corte, el divorcio colaborativo puede ayudar a las parejas ahorrar tiempo y dinero mientras se enfrentan a un proceso a menudo emocionalmente cargado. Aquí hay cuatro razones por las que el divorcio colaborativo tiene sentido para las parejas que quieren superar el proceso con dignidad y respeto.

  1. Apoyo emocional

Trabajar en colaboración con un entrenador de salud mental o un terapeuta de divorcio puede ser crucial para mantener una comunicación abierta y honesta entre las parejas. Estos profesionales tratan de ayudar a las parejas a trabajar a través de problemas emocionales, identificar sus necesidades y, en última instancia, tomar una decisión informada y racional.

  1. Asesoramiento financiero

La división de la propiedad y las cuestiones de manutención conyugal o de niños a menudo son lo más importante para la resolución del divorcio. Las parejas que eligen el divorcio colaborativo pueden tener la oportunidad de trabajar con un especialista financiero que puede ayudar a encontrar una solución contable que tenga sentido para ambas partes.

  1. Ayuda a los hijos

Incluso un divorcio amistoso puede tener un profundo impacto emocional en los hijos de la pareja. Un abogado que se especializa en el divorcio colaborativo puede presentar a los clientes a un terapeuta infantil con experiencia en consejería de divorcio. Proporcionar este tipo de apoyo emocional puede ayudar a los niños a entender mejor lo que está sucediendo y trabajar a través de sentimientos de ansiedad, tristeza o ira.

  1. Soluciones únicas

Una de las mayores razones por las que las parejas escogen el proceso de divorcio colaborativo  es que les permite encontrar soluciones creativas. Durante los litigios tradicionales de divorcio, las órdenes judiciales a menudo tienen resultados rígidos e inflexibles definidos por la ley. La colaboración puede ser la mejor manera de encontrar una resolución que se adapte a las circunstancias únicas de una pareja.

Idealmente, el proceso debe construir un camino hacia adelante positivo. Mientras que un divorcio colaborativo no puede funcionar en todas las situaciones, en muchos casos este enfoque basado en soluciones puede ayudar a cada parte a pasar al siguiente capítulo de la vida mientras mantenerse el respeto mutuo.