Ya sea para un nuevo comienzo, un mejor trabajo o acercarse más a la familia, muchas personas divorciadas optan por mudarse unas horas de distancia o incluso fuera de California. ¿Qué sucede cuando uno de los padres desea moverse con los niños?

Si usted comparte la custodia o tiene visitación, entienda sus derechos cuando el otro padre solicite un movimiento de larga distancia.

 

Custodia Física Primaria vs. Custodia Conjunta

Si el padre que quiere mudarse tiene permanente primaria custodia física, puede mudarse a menos que el padre sin custodia pueda comprobar al tribunal que la reubicación causaría daño al niño. En este caso, puede solicitar una modificación en el plan de custodia  para compartir la custodia y oponer la mudanza.

Si los padres comparten la custodia física, el padre que quiere mudarse tiene la carga de la prueba. Debe mostrar al tribunal que la mudanza es en el mejor interés del niño. 

El proceso de oponer la reubicación

La ley de California requiere que un padre dé al menos 45 días de aviso legal cuando planea moverse con el niño por más de un mes. Si el otro padre se opone al recibir la notificación, el padre con custodia que solicita moverse debe presentar una petición ante el tribunal de familia solicitando el permiso del tribunal para mudarse. Al determinar si la mudanza es en el mejor interés del niño, el tribunal de California considerará:

  • El nivel de estabilidad en la vida del niño
  • Posible daño que podría resultar de una modificación de la custodia
  • La relación de los padres entre sí y la capacidad de compartir custodia con éxito
  • ¿Hasta dónde quiere moverse el padre?
  • La relación actual del niño con cada padre
  • Cómo el movimiento afectaría la relación del niño con el padre que se quedara
  • Si el niño tiene familia en la nueva ubicación
  • Cómo la movida apoyará el bienestar y el desarrollo saludable del niño
  • La razón de la mudanza

 

Si usted está en el proceso del divorcio, es posible que desee buscar la custodia física compartida o la custodia primaria si le preocupa que el otro padre se mueva. Tener visitas regulares apoya una relación de crianza saludable.