El divorcio es fácilmente una de las experiencias más estresantes que una persona podría enfrentar en su vida. Y ese estrés generalmente comienza mucho antes de que comience el proceso de divorcio.

Por ejemplo, la primera conversación sobre el divorcio es sin duda estresante. Dar ese primer paso puede ser intimidante, pero aquí hay algunos consejos que personas deben considerar al decirle a su cónyuge que quieren un divorcio.

Primero: ¿Su cónyuge conoce sus sentimientos?

Muchas personas reportan haberse sentido sorprendidos cuando su cónyuge les dijo que querían el divorcio. Por lo tanto, es útil para las personas expresar sus sentimientos e inquietudes a su cónyuge antes de decidir que un divorcio es la mejor opción.

Tener una discusión abierta y honesta sobre las emociones de uno podría llevar a ambos cónyuges a abordar los problemas en el matrimonio y tal vez incluso ayudara reparar la relación.

Sin embargo, si reparar la relación no es una posibilidad, todavía es fundamental discutir las emociones de uno antes de buscar un divorcio.

Decide lo que quieres decir

Abordar el tema del divorcio no es tarea fácil. Una vez que alguien determina que quiere seguir adelante con un divorcio, debe:

  • Describir sus sentimientos acerca de la actual relación
  • Enumere sus razones específicas para querer un divorcio
  • Evite discutir detalles específicos al principio, como la custodia de los hijos

Una vez que las personas tienen lo que quieren decir, es útil practicar. Practicar puede ayudar a las personas a sentirse más seguras durante la conversación real.

Elija la hora y la ubicación adecuada

El siguiente paso es determinar cuándo y dónde tener la conversación. Es beneficioso:

  • Encontrar un lugar privado sin riesgo de interrupción
  • Elegir un momento en el que ninguno de los cónyuges estén ocupados o estresados
  • Asegúrese de que ambos cónyuges puedan tener espacio y tiempo para procesar después de la conversación

La situación de cada pareja es diferente. Por lo tanto, el tiempo y la ubicación que mejor funciona para esta conversación variará.

Mantenga un tono civil

Es fundamental evitar sonar acusatorio o agresivo. Mantener un comportamiento sensible y educado puede ayudar a mediar cualquier reacción enojada o adversa.

Sin embargo, no hay manera de predecir cómo reaccionará el otro cónyuge a esta conversación. Es una decisión muy emocional que tiene una reacción muy emocional. Las personas deben asegurarse de que toman en cuenta sus emociones, así como las de su cónyuge, durante esta primera conversación sobre el divorcio.