Argumentar mejor por el bien de su hijo

| Apr 8, 2021 | Divorcio, espanol

Los argumentos son inevitables entre los padres. Los argumentos frente a los niños también son inevitables. Desafortunadamente, el estrés de la pandemia ha creado más argumentos. La especialista infantil y entrenadora de crianza Beth Proudfoot  señala que estos argumentos no sólo se atribuyen al estrés de la pandemia, sino a la polarización política, las preocupaciones climáticas y, por supuesto, la economía.

Todos han estado discutiendo más desde que Covid-19 asoló nuestro planeta. “Todos estamos al límite”, dice Proudfoot.  No es sorpresa que las tasas de divorcio hayan aumentado drásticamente. La gente está emocionalmente agotada.  Con las ordenes de refugio en casa constantes, los individuos son incapaces de encontrar una forma de liberación. Esto lleva a las personas a ser mucho más irritables, y fácilmente empujados sobre el borde. Con formas menos disponibles de reducir el estrés, sólo conduce a más discusiones.

Todo esto está teniendo un impacto en los niños. Con menos privacidad debido a las órdenes de refugio en casa, los niños están constantemente presenciando discusiones entre los padres. Plantea la pregunta: ¿está bien pelear delante de los niños?

Los expertos han llegado a la conclusión de que no es necesariamente que usted argumenta, sino cómo usted argumenta que afecta a los niños.  Un argumento que no tiene solución y crece exponencialmente en hostilidad puede ser perjudicial para el desarrollo de un niño. Sin embargo, un argumento que tiene una solución puede servir como una lección maravillosa cuando los hijos son testigos de que los adultos resuelven problemas juntos.

Lo que sucede a menudo es que una discusión estalla delante de los niños, pero no se resuelve frente a ellos. Algunos niños pueden seguir preocupándose por lo que presenciaron, lo que les causa estrés. Sin embargo, es extremadamente beneficioso para los niños presenciar a los padres que llegan a una resolución; beneficiando el estado actual o el bienestar del niño y el desarrollo futuro.

Por el bien de sus hijos, es imperativo aprender a discutir mejor. Debemos reconocer que los desacuerdos y los argumentos son otra forma de comunicación. Los argumentos deben ser adoptados como parte de la vida.  La clave es aprender a mantener los argumentos saludables. Suficientes investigaciones muestran que el conflicto parental hostil puede tener un impacto perjudicial en la salud mental de un niño que puede conducir a futuros problemas de relación, problemas de comportamiento y aumento de la agresión. Así que, discuta mejor.

5 consejos para discutir mejor

 

Según un artículo de Parents.com, hay una serie de maneras efectivas de ayudarle a “discutir mejor”. Lo hemos consolidado a 5 sencillos pasos, que siempre deben ser utilizados, pero más cuando están en presencia de niños.

  • Respire Profundo.

Ser consciente de tu respiración puede ayudar a controlar tu capacidad para mantener la calma y controlar tus emociones. Todos sabemos que las emociones pueden sacar lo peor de nosotros. Tomar medidas conscientes en un esfuerzo por controlar tu respiración (y por lo tanto tus emociones) puede evitar que pierdas los estribos.

Todos quieren ser escuchados. Toma este consejo y escucha lo que dice tu pareja. Incluso, en situaciones en las que sientes que es totalmente la culpa de tu pareja, no sabrás que están pensando si no escuchas lo que están diciendo antes de responder.

  • Evite Saltar a Otro Problema.

Los problemas no resueltos parecen llegar siempre a otros argumentos, sean relevantes o no. A veces se presentan otros problemas para empujar la falla a la otra persona. Centrarse en el tema en cuestión es importante. Un problema a la vez.

  • Elección Consciente de sus Palabras.

Empodérate reconociendo que puedes controlar cómo se desarrolla un argumento eligiendo tus palabras. Las palabras pueden cambiar la dirección de un argumento si son menos amenazantes y animan a la otra parte a escuchar. Escuchar conduce a la comprensión que a menudo es el enlace que falta para encontrar una solución.

  • Pon Pausa.

El tiempo lo es todo. Busca el momento adecuado, comunica tu deseo de tener una conversación pero reconoce cuándo podría ser un mal momento. Si quieres enfrentar un problema y reconoces que tu pareja acaba de llegar del trabajo después de un día estresante, puede ser mejor esperar. Si el argumento comienza y comienza a escalar es completamente apropiado detener la conversación, tómarse un tiempo para calmarse y volver a visitar el problema más adelante.

Sobre todo, considere a sus hijos y cómo se verían afectados. Evite la agresión verbal y física o discusiones intensas que pueden ser muy perturbadoras y dañinas para los niños. A veces los niños quieren involucrarse y defender a un determinado padre o decirle a ambos padres que se detengan. Ese es un claro indicador de que es hora de tomar un descanso para refrescarse y pensar en soluciones antes de volver a la conversación. Recuerden a los niños que no es su trabajo participar en los desacuerdos de sus padres y que ustedes dos lo resolverán entre ustedes.

Aunque los argumentos son inevitables, se pueden hacer de una manera saludable. Enseñar a los niños que se puede expresar diferentes sentimientos o puntos de vista, se puede resolver problemas y se puede encontrar compromisos, todo sin recurrir a agresiones verbales o físicas.  Aprender a ‘discutir’ (o comunicarse) mejor usted mismo puede enseñar eficazmente a sus hijos a hacer lo mismo en sus propias vidas.

https://www.parents.com/parenting/relationships/is-it-ok-to-argue-in-front-of-your-kids/

Firm Locations

map

Get Directions
Review Us

FindLaw Network