En California, una persona puede divorciarse por casi cualquier razón. Sin embargo, las personas que están pensando en poner fin a sus matrimonios, deben hacerse una variedad de preguntas antes de hacerlo. Por ejemplo, deben considerar si están haciendo algo que pueda estar contribuyendo al estado actual de la relación. En algunos casos, la persona que quiere poner fin a su matrimonio puede ser la persona que no está proporcionando suficiente apoyo emocional a su cónyuge.

Idealmente, las parejas crecerán juntas a lo largo de sus matrimonios. Si una persona deja de evolucionar a medida que envejece, puede ser más difícil para un matrimonio  permanecer intacto. Sin embargo, las personas no deben tratar de cambiar quién es su cónyuge o en qué cree su cónyuge. En su lugar, deben tratar de respetar quién es su pareja y tratar de llegar a compromisos razonables siempre que sean posible.

Es importante que una persona considere cómo puede cambiar su vida si su cónyuge ya no está en su vida. Para algunos, realmente pueden sentir que conseguir un divorcio es la única manera de seguir creciendo como persona. Sin embargo, aquellos que no sienten que estarían mejor sin sus parejas deben pensar en maneras de lograr mayores niveles de satisfacción personal.

Un abogado puede ayudar a una persona que está pasando por un divorcio para negociar un acuerdo favorable. En un acuerdo, una persona puede tener derecho a tomar posesión de un hogar familiar u obtener una parte de la cuenta de jubilación de un cónyuge. También se puede permitir que las personas busquen pagos de manutención conyugal  u otras formas de asistencia financiera después de que un matrimonio llegue a su fin. Los casos de divorcio pueden ser resueltos a través de un juicio formal, trabajando con un mediador, o por acuerdo entre las partes.