Esta es una pregunta común que tienen los cónyuges divorciados. Una vez que deciden buscar un divorcio, algunas personas quieren terminar con esto tan pronto como sea posible. Después de todo, el divorcio es un evento de vida estresante. Es natural sentirse así.

Entonces, ¿cuánto tiempo suele tomar un divorcio?

La ley de California requiere que los cónyuges esperen seis meses

Bajo la ley de California, un divorcio no es definitivo hasta que han pasado seis meses  después de que el cónyuge que archiva la Petición de Disolución del Matrimonio le informa oficialmente a su esposo o esposa del divorcio. Este es un período de espera obligatorio.

Sin embargo, los cónyuges pueden entregar todos sus trámites y esencialmente completar el proceso de divorcio antes de los seis meses – el divorcio simplemente no es definitivo hasta que el período de seis meses haya terminado. Aun así, eso todavía depende en gran medida de la situación de la familia.

Varios factores pueden afectar la duración de un divorcio, entre ellos:

  • Si el divorcio es amistoso o no;
  • Si los cónyuges tienen hijos y deben determinar la custodia;
  • Cuántos activos comparten y deben dividir; y
  • Si están de acuerdo o no en los asuntos de su divorcio.

Por ejemplo, si los cónyuges se enfrentan a conflictos graves y su divorcio termina en la corte, el proceso a menudo toma mucho más de seis meses. El tiempo que tarda un divorcio depende casi en su totalidad de las circunstancias de la familia.

A pesar de todo, evite apresurar el proceso de divorcio

Tener que esperar a que el divorcio sea definitivo podría ser estresante. A pesar de que es natural que los cónyuges quieran dejar atrás el divorcio, no deben tratar de apresurarse a través de su divorcio. Los acuerdos alcanzados en el proceso de divorcio afectarán el futuro de la familia. Por lo tanto, los cónyuges deben tomar tiempo para llegar a acuerdos justos y realistas.

Sin embargo, los cónyuges todavía pueden simplificar el proceso de su divorcio. Pueden buscar un divorcio colaborativo si:

  1. Tienen acuerdos en la mayoría de las cuestiones relacionadas con el procedimiento de divorcio, como la forma en que dividirán la custodia de los niños y distribuirán sus bienes conyugales; y
  2. Si planean. Prepararse para un divorcio puede parecer abrumador, pero puede ayudar a facilitar el proceso si los cónyuges están preparados antes incluso de presentar su documentación.

Todavía deben cumplir con el período de espera de seis meses, pero esta opción permite a los cónyuges resolver los problemas en sus propios términos y al ritmo que elijan.