Aun cuando los cónyuges deciden poner fin a su matrimonio, ambos todavía se enfrentan a una incertidumbre considerable, e incluso dolor. Después de todo, un divorcio puede cambiar la vida de ambos cónyuges y todo lo que se han acostumbrado atreves de los años.

Todos estos cambios pueden hacer de este momento un tiempo increíblemente estresante para las personas. Por lo tanto, aquí hay algunos consejos para ayudar a manejar ese estrés.

  1. Infórmese

Pensar en el divorcio podría ser la raíz del estrés. Sin embargo, entender los detalles sobre el divorcio en California  y planificarlo puede ayudar a las personas a reducir la incertidumbre que enfrentan y sentirse menos estresadas.

Podría ser útil para el cónyuge que busca un divorcio:

  • Investigar los requisitos legales para obtener un divorcio;
  • Comprender las opciones disponibles para disolver un matrimonio; y
  • Conocer las reglas para dividir su propiedad.

A menudo es beneficioso hablar con un abogado de divorcio con experiencia, que puede explicar sus derechos y proporcionar esta información crítica al buscar un divorcio.

  1. No ignore el proceso emocional de un divorcio

Incluso si los cónyuges persiguen un divorcio amistoso y colaborativo, a menudo todavía experimentan una serie de emociones complejas. Desde la ira hasta la ansiedad o el dolor, las emociones negativas pueden ser difíciles de tratar. A menudo es más fácil hacer las emociones a un lado y no abordarlas, pero esto puede poner en riesgo la salud mental de un individuo.

Individuos deben abordar estas emociones – tal vez incluso dentro de un grupo de apoyo o con un profesional de salud mental. Esto permite a las personas trabajar a través de sus emociones de una manera saludable, en lugar de dejar sus emociones influir sus niveles de estrés.

  1. Busque Ayuda

Terminar un matrimonio puede parecer una experiencia que uno tiene que pasar a solas. Podría ser difícil para las personas comunicarse con amigos que comparten con su pronto-ex-cónyuge. Tal vez ni siquiera deseen hablar con su familia por temor a que no entiendan la situación. Sentirse aislado como este sólo aumenta el estrés.

Podría ser difícil, pero hablar con amigos y familiares puede ayudar a las personas a:

  • Reducir su estrés;
  • Sentir una sensación de normalidad; y
  • Hacer tiempo para la diversión en este momento estresante.

Hablar con sus seres queridos también ayuda a las personas a construir un sistema de apoyo en el que puedan confiar mientras navegan por su divorcio, así como el siguiente capítulo de su vida.