Descuidar las necesidades emocionales de los hijos durante el divorcio puede resultar en el desarrollo de condiciones de salud dañinas. Las experiencias adversas de la infancia (denominadas colectivamente como ACEs) incluyendo un divorcio confrontativo pueden generar un efecto traumático que interfiere con el crecimiento y la salud del niño.

Los estudios han demostrado que los niños expuestos a experiencias adversas en la infancia pueden enfrentar un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, cáncer o depresión más adelante en la vida. Al examinar a los niños antes y durante todo su desarrollo, los médicos de California pueden identificar a los niños que están en riesgo.

El cuidado adecuado proporcionado en una etapa temprana podría ayudar a un niño a superar los efectos de un evento traumático. La intervención preventiva podría dar una mayor calidad de vida a niños traumatizados mientras que crecen hasta la edad adulta. En general, la intención detrás del cribado infantil es reconocer las causas  comunes de ansiedad o estrés que requieren tratamiento para ayudar a prevenir el desarrollo de una condición grave.

Los datos proporcionados por los funcionarios de salud de California revelan que aproximadamente el 63% de los residentes del estado experimentaron al menos una ACE mientras crecían. Alrededor del 18% de las personas estudiadas experimentaron al menos cuatro experiencias adversas en la infancia.

Preguntas que los pediatras pueden hacer

Los pediatras autorizados por la Junta Médica de California tienen la autoridad para examinar a los niños en busca de ACE haciéndoles preguntas relacionadas con su estrés. Según U.S. News & World Report, los médicos pueden discutir temas familiares  para determinar la exposición de un paciente joven a situaciones emocionales tóxicas o traumas.

Un cuestionario médico estándar puede preguntar cómo un divorcio o el hábito de beber de un padre ha afectado a un niño. Los padres o cuidadores pueden proporcionar respuestas en nombre de un paciente menor de 12 años. Las preguntas relacionadas con la disfunción familiar podrían incluir cómo se siente un niño emocional o físicamente. Las pruebas de detección también pueden determinar si ha habido algún abuso.

Estrés durante el divorcio

Para muchas familias de California navegar a través de un divorcio es un momento de incertidumbre y a menudo es estresante para los padres y los niños. Sin embargo, el proceso puede permitirles fortalecerse cuando trabajan juntos y de manera amistosa para resolver los problemas. Al evitar procedimientos contenciosos que involucren a los niños, las familias pueden evitar traumas que pueden aumentar la puntuación general del ACE del niño.