El número de divorcios entre las parejas mayores de 50 años ha aumentado significativamente – por casi 109% – en las últimas dos décadas.

Muchas de las parejas mayores de 50 años que buscan el divorcio  ahora tienen hijos adultos mayores, que incluso podrían tener sus propias familias. Esto elimina la necesidad de que los cónyuges divorciados negocien un acuerdo de custodia de niños. Sin embargo, esto no significa que el divorcio de un padre no afectará a los hijos adultos.

¿Cómo podría el divorcio afectar a los hijos adultos?

Incluso si los hijos adultos sintieron tensión en el matrimonio de sus padres, un divorcio todavía puede ser un gran shock para ellos. Y es fundamental que los padres que  están divorciándose no ignoren el efecto que un divorcio podría tener en sus hijos, incluso si son adultos.

El efecto será naturalmente diferente de lo que es para los niños más pequeños, pero los padres deben ser conscientes de que un divorcio todavía podría afectar la relación de padre-hijo que tienen con sus hijos adultos. Esta relación cambia  cuando los hijos maduran y se convierten en adultos, pero un padre siempre será padre.

El divorcio puede crear estrés en esta relación, ya que a menudo el divorcio de los padres lleva a los hijos adultos a:

  • Cuestionar sus recuerdos de la infancia con sus padres, y tal vez incluso sus relaciones familiares actuales;
  • Estar más involucrado en el divorcio. A los hijos adultos a menudo les resulta difícil no tomar partido o tratar de ayudar a sus padres a través de los procedimientos de divorcio; y
  • Sentir un estrés emocional significativo.

Al igual que los niños de cualquier edad, los hijos adultos necesitarán tiempo para adaptarse al cambio significativo que un divorcio puede traer a su vida, especialmente cuando se trata de reuniones familiares y vacaciones.

El simple hecho de que el hijo sea un adulto no significa que un divorcio no los afecte. Aunque los padres de hijos adultos no están lidiando con problemas de custodia como dividir el tiempo con sus hijos, todavía es beneficioso considerar los mejores intereses de toda la familia al buscar un divorcio.