Cada familia es diferente, y cada relación de co-paternidad también será diferente. Sin embargo, la comunicación es un aspecto clave de cada acuerdo de co-paternidad.

Hay dos razones principales por las que la comunicación es tan importante, que los padres deben entender, sin importar dónde se encuentran en su viaje de crianza.

1. La comunicación ayuda a ambos padres a colaborar mejor

Hablar con un ex-cónyuge no siempre es fácil después del divorcio, incluso si las cosas terminaron amigablemente. Puede tomar tiempo antes de que los padres puedan comunicarse eficazmente sin que sus emociones interfieran.

Sin embargo, cuando los padres se centran en desarrollar una comunicación positiva, pueden:

  • Reducir su propio estrés;
  • Minimizar el riesgo de conflicto;
  • Crear planes de crianza cohesivos; y
  • Asegúrese de que ambos hagan lo mejor para sus hijos.

 

Puede parecer un desafío, pero tomar medidas para establecer estrategias de comunicación saludables puede beneficiar a los padres al largo plazo. Los padres viviendo en California deben tener esto en cuenta incluso durante el proceso de divorcio, para que puedan crear un plan de crianza eficaz para ayudarlos a lograr esta meta.

2.Se ha demostrado que la comunicación positiva entre los padres beneficia a los niños

Muchos estudios informan que la custodia compartida es más beneficiosa para los niños. Les permite mantener una relación con sus dos padres, incluso después de un divorcio. Sin embargo, cuando los padres hablan mal de su ex-cónyuge delante de sus hijos, o constantemente discuten, puede deshacer todos esos beneficios.

Por lo tanto, centrarse en la comunicación positiva no sólo ayuda a los padres a construir una relación de crianza cooperativa saludable, sino que también beneficia a sus hijos al:

  • Limitar los argumentos o peleas frente a ellos, lo que puede ser muy estresante;
  • Proporcionar estabilidad y comodidad en ambos hogares; y
  • Proteger su salud emocional.

 

Esencialmente, concentrarse en una comunicación exitosa puede beneficiar a toda la familia.