Estadísticamente, muchas parejas con matrimonios problemáticos se mantienen unidos durante la temporada de vacaciones, sólo para separarse en la primera parte del año. Los investigadores de la Universidad de Washington revisaron los datos de divorcios entre el 2011 a 2015 y encontraron que Marzo es el mes más común para presentar y Diciembre el mes menos común, con un aumento constante a partir de Enero.

Si usted está considerando el divorcio, explore las razones de esta tendencia.  

Mantener la paz

Algunas parejas que no se la llevaron bien todo el año pueden decidir separarse en el verano, pero esperar hasta después de las vacaciones para evitar interrumpir las tradiciones familiares. Este escenario es especialmente común para los padres, que quieren evitar la interrupción del nuevo año escolar y las vacaciones de invierno para sus hijos. 

Esperanzas navideñas

Cuando un matrimonio está fallando, la pareja puede creer que pueden salvar su matrimonio pasando tiempo juntos durante las vacaciones. Por ejemplo, pueden imaginar que la relación mejorará después de decorar el árbol, beber el ponche de huevo e intercambiar regalos caros. Cuando la magia no se materializa, Enero trae un renovado interés en el divorcio.

Estrés estacional

Las presiones sociales y familiares asociadas con la temporada navideña pueden empujar a las parejas a un punto de quiebre. Un horario de vacaciones ocupado puede crear conflicto, y las expectativas para la diversión familiar pueden exacerbar los problemas existentes en el matrimonio. El estrés puede causar malentendidos, ira y resentimiento que dificultan que la pareja continúe en el matrimonio.

Año Nuevo, nuevo tú

Si una pareja se ha sentido insatisfecha en el matrimonio durante mucho tiempo, él o ella puede decidir hacer grandes cambios en el Año Nuevo. Esto podría explicar el aumento de divorcios archivados cuando se acerca Enero. La idea de un nuevo comienzo puede traer a las personas elegir este cambio importante en la vida.

Cualquiera que sea la razón por la que estás pensando en el divorcio, las vacaciones pueden ser difíciles si tu matrimonio está terminando. Considera buscar asesoramiento profesional con tu pareja para resolver los problemas antes de tomar una decisión final.