Hoy en día, cada vez más parejas del mismo sexo en California utilizan tecnología de reproducción asistida (ART) para formar una familia. Esta tecnología avanzada puede implicar la fertilización in vitro y la congelación de óvulos no fecundados o embriones fertilizados.

Perseguir estas opciones para formar una familia puede ser emocionante para muchas parejas. Sin embargo, ¿qué sucede con estos embriones si la pareja del mismo sexo toma la difícil decisión de divorciarse?

Las parejas podrían enfrentar desafíos significativos

El uso de ART y embriones congelados proporciona a las parejas del mismo sexo la opción de tener un hijo biológico. Sin embargo, un embrión biológico o un hijo pueden potencialmente crear una situación complicada de custodia en un divorcio.

Un artículo reciente en The Pride discutió los desafíos que podrían enfrentar las parejas del mismo sexo si toman esta ruta. Algunos de los principales desafíos a los que se enfrentan las parejas incluyen:

  1. Derechos de los padres: Las parejas del mismo sexo a menudo saben lo complejo que puede ser obtener derechos legales de los padres. Y en la mayoría de los casos, los embriones se consideran niños y no propiedad. Por lo general, solo uno de los padres dona un óvulo o esperma. Eso significa que sólo hay un padre biológico. Sin embargo, en algunos casos, el otro padre también puede tener un reclamo de derecho de padre si tenían la intención de convertirse en padres. Además, puede ser difícil para los tribunales determinar quién tiene derechos parentales sobre los embriones congelados.
  2. Desacuerdos: Durante un divorcio, los cónyuges podrían estar en desacuerdo acerca de lo que debe suceder a los embriones. Uno podría querer destruir los embriones para evitar problemas de custodia o manutención de niños, mientras que el otro desea conservarlos. O, ¿qué pasa si ambos cónyuges quieren los embriones? A pesar de todo, determinar lo que sucederá con los embriones puede ser una decisión compleja que puede conducir a una disputa increíblemente emocional.

Es importante tener en cuenta que el precedente de California determina que si uno de los padres no quiere que se utilicen los embriones, no se utilizaran. Esto evita que las personas se conviertan en padres en contra de su voluntad.

El establecimiento de un acuerdo legal es esencial

Seguir adelante con ART implica una cantidad considerable de papeleo, pero hay un documento más que las parejas del mismo sexo deben considerar si desean usar ART. Puede ser difícil, pero las parejas deben crear un acuerdo legal que describa sus deseos de lo que debería suceder con los embriones en caso de divorcio o separación.

El divorcio ya es lo suficientemente estresante y determinar estas cuestiones puede ser aún más. Pero tener un acuerdo legal para guiar a las parejas puede ayudar a que estos problemas sean significativamente más fáciles en caso de un divorcio.